fotos _jun_17-6 junio_17-1 junio_17-2 junio_17-3 junio_17-4 junio_17-5 junio_17-7 junio_17 leon_junio_17 leon_junio_17_1 leon_junio_17_2 reflejo_sm17 reflejo_sm217 reflejo_sm317 sahagun_17

VInos

Los vinos de León son muy conocidos. Los más afamados son los del Bierzo. Son populares igualmente los de Cacabelos y La Bañeza. El clarete de Valdevimbre es igualmente afamado.

El Prieto Picudo es una variedad de uva tinta de la cual se obtienen unos vinos con un ligero parecido con los de Tempranillo. Es autóctona de la zona de Valdevimbre, Los Oteros y la ribera del río Cea. En la actualidad la zona se enmarca en el área de la Denominación de Origen Vino Tierra de León.

De estos vinos se prepara la limonada, cocktail de vino, frutas y especias, que es tradicional de Semana Santa.

LIMONADA LEONESA

La limonada de Semana Santa o, como es mucho más conocida en España, la limonada leonesa es una bebida tradicional de León realizada a partir de vino, limones, azúcar y canela (a veces, fruta, pasas o higos). Se bebía en cualquier acontecimiento festivo, aunque en la actualidad es tradicional servirla en Semana Santa.
Con el paso del tiempo se extiende por Castilla y el resto de España.

En la provincia de León, se utiliza la expresión "matar judíos" que significa tomarse limonadas. Dichos populares comentan que durante la celebración de la Pascua en la Edad Media, los cristianos solían bajar al Barrio Húmedo (a la Judería), porque consideraban que los judíos eran los responsables de la muerte de Cristo e iban en busca de venganza (de ahí la expresión "matar judíos"). Como estaba prohibido el consumo de bebidas alcohólicas durante esos días, las autoridades, para intentar frenar estos ataques, permitían que en las tabernas cercanas se vendiera una bebida alcohólica rebajada (vino tinto rebajado con agua, limón y azúcar), para que así con la borrachera se desistiera de esos ataques.

En la Provincia de León, cuando alguien va a tomar esta limonada dice que va a "matar judíos", la expresión carece de connotaciones xenófobas y según otros dichos populares procede del siglo XIV cuando el rey de Navarra Felipe IV decreta por el año 1306 la primera expulsión de los judíos. y la expresión "Limonada que trasiego, judío que pulverizo" ha evolucionado hasta nuestro días en la referida popular expresión.

COMPOSICIÓN DE LA LIMONADA:
Vino, limones, fruta, azúcar, canela y el "toque" final del barman. El tiempo de reposo, que en un sitio fresco es de 3 días removiendo cada 24 horas, varía según la receta, llegando hasta los 8 días.

La limonada de León, la buena, no lleva agua que la rebaje, se hace con vino tinto, pero el tinto que se tomaba en León en tiempos pasados, el que llegaba directamente a las tabernas capitalinas en pellejos y cubas desde Valdevimbre, los Oteros y Valderas, con la alegre burbuja carbónica del Prieto Picudo llenándolo de originalidad. En ese vino se pone azúcar, pero no a cucharadas, previamente hay que disolverla en agua, hacer con ella un almíbar, para que el dulzor sea totalmente uniforme. Luego se debe añadir zumo de limón, varios limones en rodajas, y fruta en pequeños trozos, dicen los entendidos que entre ella no deben faltar nunca los plátanos y los higos seco, un poquito de canela, poquito... y a dejar que la mezcla macere en la oscuridad de la bodega o la despensa.